publicidad

17/10/18

Porque Tengo Que Usar Anteojos (2019)

                         




Es posible que tengas que utilizar anteojos porque tienes que corregir tu vista.

Prueba tus anteojos  antes de comprarlos haciendo click aquí

Sin embargo, puesto que los ojos de cada persona son totalmente diferentes, esto se comprueba al poseer unos anteojos que permitan a una persona ver a la perfección, pero en otras puedan ocasionar que lleguen a ver muy borroso. Seguramente estos lo habrás comprobado si en alguna oportunidad te has llegado a probar los anteojos de otra persona. ¡Posiblemente no habrás podido ver bien!

Si ameritas colocarte anteojos o algunos lentes de contacto graduados, tu médico es posible que te haga un examen de la vista y te indique una receta para mejorar la visión. 

De ser este el caso, esta famosa receta no llegará a servir para adquirir un medicamento en alguna farmacia. Cuando hablamos de receta de anteojos o lentes de contacto es simplemente solo un trozo de papel con algunos números escritos (estos son conocidos como graduación o fórmula para hacer los lentes). 

La óptica que te llegaran a hacer los anteojos requerirá de esa fórmula (es decir necesitarán de esos números que hablamos anteriormente) para poder elaborar unos anteojos que puedan corregir la forma en que tus ojos puedan llegan a refractar debidamente la luz. 

Debes recordar que la deberían refractar justamente en el centro de la retina.

Las Revisiones Oculares


Lo más probable es que si estás teniendo serios problemas en la vista, tanto tu madre como tu padre deberían buscar llevarte al médico para que proceda a hacer una revisión ocular. 

Ahora bien, en los casos de que tus padres o tu médico piensen que podrías tener la necesidad de usar anteojos, lo ideal es acudir a un especialista, en donde podrías acudir a un oftalmólogo, a un óptico o a un optómetra.

Generalmente, un oftalmólogo es un tipo de médico que se ha llegado a especializar en el tratamiento de los problemas de la visión, así como en el uso tanto de anteojos como de lentes de contacto graduados, pero que de igual forma también puede llegar a hacer operaciones en los ojos en los casos de que sea necesario.

Por su parte, un óptico es la persona que fabrica y/o llega a vender tanto los anteojos como los lentes de contacto siguiendo las fórmulas oftalmológicas que han sido elaboradas por tanto por los oculistas como por los optómetras.

Y un optómetra es un tipo de profesional titulado que se ha llegado a especializar en hacer una serie de revisiones oculares, así como en llegar a determinar la graduación ideal tanto de los anteojos como de los lentes de contacto.

Por otra parte, en la revisión ocular, seguramente, te solicitaran que vayas leyendo una tabla llamada optométrica, en donde esta se trata de un cartel que posee números y letras de distinto tamaños. Es posible también que te lleguen a solicitar que mires un texto de cerca, tal como si estuvieses leyendo un libro. 

Con la realización de estas pruebas podrán permitirte evaluar lo bien o mal que puedas ver, tanto de lejos como de cerca.

De igual modo, si llegaras a necesitar ponerte anteojos o los lentes de contacto graduados, la persona que te haga la revisión manejará un aparato especial que permitirá hacer distintas graduaciones hasta llegar a encontrar la que te permitirá observar con una mayor nitidez. 

Estos son como un par de anteojos algo grandes al que se acoplan y desacoplan con una gran rapidez una multitud de lentes de diversas graduaciones. 


Es por ello que quien te llegue a hacer la revisión te llegará a probar dos graduaciones distintas y te preguntará que con cuál de ellas puedes ver mejor es decir con cual las dos puedes ver más nítido. 

La Elección De Los Lentes


Si luego de las pruebas definitivamente vas a requerir de anteojos, pues ha llegado el momento de buscar elegir la montura ideal. En ocasiones puede llegar a ser divertido el probarse diversas monturas de estilos diferentes. Deberás elegir una que te sea cómoda y a la vez muy resistente. Pero debes asegúrate también de que esa montura te llegue a gustar: recuerda que: ¡vas a llevarla durante algún tiempo!

Los cristales de los anteojos se pueden llegar a fabricar con diversos materiales, tales como el plástico irrompible (policarbonato) y el cristal de seguridad. 

Debido a que el cristal tiene la tendencia a pesar más y que al caer se puede hacer añicos, la mayor parte de las lentes actuales se llegan a fabricar con plástico de policarbonato. Si llegas a practicar algún deporte, es prudente que preguntes sobre qué tipo especial de anteojos es el que deberías llevar cuando lo estés practicando.

De igual forma, si vas a necesitar anteojos, es importante que también debas conocer la forma adecuada para limpiarlos. Es por ello por lo que deberás disponer de una funda en donde deberás guardarlas cuando no los lleves puestos. Evidentemente que lo último que quieras desear es buscarte sentarte encima de tus anteojos completamente nuevos y escuchar un "¡cruac!".

NEXT ARTICLE Next Post
PREVIOUS ARTICLE Previous Post
NEXT ARTICLE Next Post
PREVIOUS ARTICLE Previous Post
 

Delivered by FeedBurner